En el contexto de identificar las lecciones aprendidas que dejó la emergencia derivada de la activación del volcán submarino Hunga Tonga, cuya erupción el sábado 15 de enero obligó a establecer Estado de Precaución y Alerta de Tsunami en las costas de nuestro país, la Oficina Nacional de Emergencia congregó a una reunión de trabajo a destacados especialistas nacionales, que además ejercen funciones de divulgadores científicos, quienes analizaron desde distintas perspectivas las repercusiones de este evento que afectó a diversos países. 

En la actividad, que estuvo encabezada por el Director Nacional de ONEMI, Ricardo Toro y el Director del SHOA, Comodoro Arturo Oxley, participaron Marcelo Lagos, geógrafo y académico de la Universidad Católica; Cristián Farías, Director del Departamento de Obras Civiles y Geología de la Universidad Católica de Temuco; Patricio Catalán, miembro del staff de investigación de la Universidad Tecnológica Federico Santa María y de CIGIDEN y Felipe Aguilera, Doctor en Ciencias con mención en Geología de la Universidad Católica del Norte e investigador de CIGIDEN.

En el conversatorio, que además contó con la presencia de Directores Regionales, Subdirectores (as) y Jefe del CAT Nacional de ONEMI, se abordaron distintos aspectos, dentro de ellos se hizo un análisis del evento, el que fue calificado como un fenómeno singular y complejo, sujeto de análisis por parte de la comunidad científica internacional, que se produjo a más de 9 mil kilómetros de nuestras costas y que fue monitoreado a través de una acción coordinada y adecuada de los organismos que componen el Sistema Nacional de Alarma de Maremotos (ONEMI, SHOA, CSN) estableciéndose los respectivos estados de Precaución y Alerta de Tsunami, evacuándose a más de 800 mil personas.

En la ocasión, se abordó la necesidad de continuar estudiando con mayor profundidad el comportamiento de los instrumentos de detección (Boyas Dart y Mareógrafos) que están orientados a los terremotos de subducción con el objetivo de incorporar mejoras según sea el caso, y además se pudo evidenciar que existen materias que son comunes ante la amenaza de tsunamis (cualquiera sea su tipo), lo que dice relación con el comportamiento de la ciudadanía y la forma cómo se comunica la emergencia.

En este contexto, se analizaron los desafíos y oportunidades que dejó esta emergencia, dentro de ello la forma en que debería fortalecerse el monitoreo de la amenaza volcánica submarina en nuestro país, lo que involucra además al territorio Antártico e Insular. Por otra parte, dentro del ámbito de la comunicación, se planteó la necesidad de seguir trabajando en la generación de confianza y cercanía en la población, la que en su gran mayoría en este último evento acató las indicaciones de la autoridad evacuando de manera rápida los sectores costeros. En dicho ámbito, se señaló la relevancia de ir potenciando la generación de  información dirigida a la ciudadanía, evitando el lenguaje técnico e ir centrando el foco en el mensaje que defina las acciones o instrucciones que deben seguir las personas que requieran ser evacuadas, además de reforzar en las vocerías la necesidad de no ocupar vehículos en este tipo de casos por los peligros que esto conlleva, más aún si hubiera sido un evento con origen nacional en el que los tiempos de evacuación hubieran sido más reducidos.

Una de las complejidades de esta emergencia, estuvo radicada en que – a diferencia de un evento de campo cercano en donde las personas pueden sentir los efectos del sismo, y si están en borde costero saben que deben evacuar-, acá nos enfrentamos a un fenómeno que ocurrió a miles de kilómetros de nuestras costas y que no tuvo manifestaciones perceptibles por parte de la comunidad, las que sí fueron registradas por los mareógrafos del SHOA y estaciones de nivel del mar, consignándose variaciones que alcanzaron, por ejemplo,  casi los dos metros en Chañaral. Por ello, es necesario seguir trabajando, modelando y proyectando esta clase de escenarios menos frecuentes, e ir capacitando a la población sobre los distintos tipos de amenazas y la forma en que éstas se pueden ir activando de manera gradual. 

Al respecto Ricardo Toro, Director Nacional de ONEMI destacó este encuentro, indicando que ” el objetivo de esta reunión fue analizar en detalle los alcances que tuvo esta emergencia, rescatando lo positivo, en especial las acciones de monitoreo y de respuesta, pero además buscando identificar las brechas y oportunidades que nos permitan a futuro enfrentar escenarios similares, teniendo en especial consideración que no existían experiencias anteriores respecto a este tipo de tsunamis,  tanto en su detección como en los sistemas de alerta.  Por ello, agradecemos la disposición y aportes de cada uno de los participantes de esta reunión, la que vamos a seguir manteniendo para ir formalizando un  trabajo conjunto”

Finalmente, de manera transversal los panelistas estuvieron de acuerdo en que se deben incorporar este tipo de contenidos en los planes de estudios de los establecimientos educacionales y el rol mancomunado que deben jugar las autoridades, organismos técnicos, academia y la comunidad, para impulsar aquello. Así también reforzaron la necesidad de capacitar en estos temas a los medios de comunicación, insumo importante para la cubertura frente a este tipo de eventos. Se sugirió de igual manera, explorar experiencias de otros países en cuanto a la información contenida en señalética, de manera de mejorar la comprensión por parte de la población durante los procesos de evacuación.

 

The post ONEMI reúne a especialistas para analizar la emergencia derivada de la erupción del volcán Hunga Tonga appeared first on ONEMI: Ministerio del Interior y Seguridad Pública –.

By

Generated by Feedzy